Los estómagos By Luna Miguel

FREE DOWNLOAD Los estómagos

Al contrario que la interpretación que hizo Álvaro Jover, yo no creo que Los estómagos de Luna Miguel sea un poemario donde se reivindique el veganismo desde el anti especismo, ni donde se pueda encontrar una crítica a la industria cárnica. Creo que es algo individual, mucho más íntimo, que nos habla sobre la sangre, la carne que se pudre, la decadencia del cuerpo por la enfermedad (de su madre) y la violencia. Algo así como lo que trata Han Kang en La vegetariana. Lo más interesante para mí es la figura de la madre en relación con los insectos carroñeros. Me recordó a la imagen de la madre profanada en Júbilo de Mo Yan, quitando el componente incestuoso, claro. Me ha gustado mucho, aunque no ha conseguido superar a Poesía masculina.

«No sé si sabes que por las mañanas el portal de
nuestra casa huele a carne, que en la acera el
pollo se amontona en cajas de plástico junto al
contenedor de vidrio, y que las vacas y los cor-
deros esperan tendidos en el suelo, mientras
alguna gaviota picotea las cuencas de sus ojos.

—Te lo cuento porque ya no me da asco». Poetry, Literature Fiction, Nonfiction Encuentro alucinante lo cruda y brutal que es la poesía de Luna Miguel. Me revuelve entera. Un libro lleno de vida, a la par que habla de la enfermedad y la muerte. Es muy desgarrador como se adentra en las capas del cuerpo, de los límites de este, usando imágenes que muchas veces son terroríficas.
Tú quieres decirlo: sobrevivir cansa Poetry, Literature Fiction, Nonfiction Leer 'Los estómagos' es como atravesar un largo túnel oscuro y húmedo en el que al fondo se divisa una tenue luz. Poetry, Literature Fiction, Nonfiction Lúcido y desgarrador. Un libro que afronta lo que cada uno es, a veces en secreto. Un libro para entender que nuestro estómago y nuestras emociones están conectados y son importantes. Un libro para recordar que existimos y que es importante cuestionar por qué. Poetry, Literature Fiction, Nonfiction quién dice que el terror no está en los genes
yo me enfermo y es cuanto quiero
temblando
al otro lado de la puerta

Te presento a los perros de los dientes de leche. Todos han venido a acariciar tu mano. Podría decirse que ahora tu rostro es como el de Louise. Tú también eres una cerillera celeste. Tú también vestías de violeta y sorbías las lágrimas con pajitas. Dónde está esa lengua para borrar las gotas..

La esperanza sobrevive al final de este libro como en la de un túnel. La esperanza que está aquí y que no va a desaparecer. Poetry, Literature Fiction, Nonfiction

Los

«Hay un ejercicio de meditación que consiste en mirar el dolor de frente, a los ojos, sin huir de él ni renunciar a él, hasta que se extinga o hasta que sea él quien nos esquive. Los estómagos es eso mismo. Los estómagos es el hogar que ha sobrevivido sereno a la tempestad, un templo donde las leyes de la naturaleza siguen su curso: aquí la gaviota picotea las cuencas de los ojos del cordero que yace, el padre come carne, la araña atrapa a la cucaracha y le hace un vestido de huesos blancos, el cáncer común destroza al cuerpo porque la enfermedad anida en nuestros espejos. Los estómagos también son mantras que suenan como un susurro porque las grandes verdades se hablan en voz baja. Buda llamaba brahmana a quien está despierto, conoce la destrucción y el retorno de los seres, cruza el camino fangoso y alcanza la otra orilla. Brahmana es también la persona que narra Los estómagos y cuenta su travesía a la otra orilla para ver la luz y atraparla. Por eso Los estómagos es claridad y por eso Los estómagos está, después de todo, lleno de vida. O como expresó Reinaldo Arenas: Voluntad de vivir manifestándose» (ANTONIO J. RODRÍGUEZ).

LUNA MIGUEL nació en Madrid en 1990. Vive en Barcelona, donde trabaja como redactora de PlayGround Magazine y como editora de El Gaviero Ediciones. Es autora de los poemarios Estar enfermo (La Bella Varsovia, 2010), Poetry is not dead (DVD, 2010; La Bella Varsovia, 2013), Pensamientos estériles (Cangrejo Pistolero, 2011), La tumba del marinero (La Bella Varsovia, 2013) y Los estómagos (La Bella Varsovia, 2015). Algunas selecciones de estas obras se han editado en el extranjero: Bluebird and Other Tattoos, en EEUU; Musa ammalata, en Italia; Más allá de la quietud, en Argentina; y Museo Anatómico, en Suiza. También ha publicado el cuento Exhumación (Alpha Decay, 2010) escrito junto con Antonio J. Rodríguez; ha coordinado los libros Tenían veinte años y estaban locos, Sangrantes y Vomit; y ha sido incluida en antologías como 40 likely to die before 40: an introduction to Alt Lit o Hangout Los Perros Románticos. Actualmente trabaja en un libro titulado El arrecife de las sirenas.

Ilustración de cubierta de ALEKSANDRA WALISZEWSKA.
A la venta el 2 de marzo de 2015.
84 páginas.
10 €
ISBN: 978-84-943557-0-7.
IBIC: DC DCF. Los estómagos

Increíblemente bello y visceral.
Astucia en muy pocas palabras, las suficientes.
Quién quisiera escribir algo como Los estómagos.
Escriba la review que escriba, no hará justicia la obra de arte de Luna. Así que lee el libro, y averígualo por tí mismo :) Poetry, Literature Fiction, Nonfiction Cuanto más lo releo, más me gusta. «Has cedido», escribe Luna en la penúltima página; «la muerte está sobrevalorada», transcribe en itálicas. Poetry, Literature Fiction, Nonfiction Un libro muy muy curioso, no entiendo por qué he tardado tanto en leer algo de Luna.
Este libro hace que te cuestiones muchas cosas, está escrito desde un punto de vista desgarrador y exquisito.
Este libro nos hace ver que el estómago y las emociones van de la manita.
Me ha encantado. Poetry, Literature Fiction, Nonfiction «Hablas de nuestra muerte
pero quieres hablar de ti».

🌿

No recuerdo la primera vez que oí hablar de Luna Miguel o el qué decían de ella. Ah, sí, que era joven y, que a pesar de eso, era una voz de lo más interesante. Como si los jóvenes no tuviésemos razón o la sufiente importancia. Como si no viviésemos.

Este libro sería imposible de escribir si no estuviese viva (y no por lo obvio). Para morir lo único que hace falta es estar vivo, y Luna Miguel no para de hablarnos en este poemario de la muerte, pero también de la vida que se queda atrás.

Podemos ver cómo la autora nos hace partícipes del dolor ajeno y propio que se siente en el estómago (todo está ahí: los nervios, la esperanza, el asco). El dolor de la enfermedad de un ser querido y cómo sobrevivimos a él. Todo narrado sin anestesia, crudo pero sin crueldad, raso. Y, aún así, lo que más me gustaría destacar es el anexo. El anexo es el punto y final después del punto y final. Es una despedida a ese ser querido (en este caso, su madre), que bien podría ser nuestro ser querido. Es una despedida, pero también tranquilidad. Ana, yo me quedo en buenas manos. Yo me quedo en buenas voces y con miles de gargantas.

🌿 Es un libro precioso y desgarrador, sí, pero algunos poemas no han terminado de cuajarme. Tal vez sea porque no los he entendido, porque no he hecho una segunda lectura, porque no había leído nunca nada de la autora o porque aún no he vivido la pérdida de ninguno de mis padres. Sea por lo que sea, aún así el libro merece total atención. Hay cosas que no necesitan anestesia. Poetry, Literature Fiction, Nonfiction i have just finished this short and beautiful book and i am speechless. how raw and painful and yet full of beauty it is. it is the first book of hers, not the first time i read something from her though, and i have completely fallen in love with her way of telling an describing feelings and life with so much poetry and stillness. really thankful for this. Poetry, Literature Fiction, Nonfiction