La energía nuclear salvará el mundo: Derribando mitos sobre la energía nuclear By Alfredo García

Cuatro días ha durado en mis manos este libro, sin duda, de lo más claro y explicatico que he leído desde el ¿Nucleares? Por qué no, de Manuel Lozano Leyva. Los conocimientos que aporta el autor en este libro no son sólo gracias a su trabajo, sino que ha tenido que enterarse de muchas cosas más. Uno puede tener un puesto de trabajo y no tener idea de lo que hace la industria de su sector a gran escala.

Y nos explica cómo perder el miedo a todas las cosas alarmantes que hemos leído por los medios de comunicación. Explica los accidentes nucleares más conocidos (Three Mile Island, Chernobyl y Fukushima) y las auténticas consecuencias. Nos explica, además, algunas interioridades de las centrales de las centrales nucleares, sus sistemas de seguridad; nos habla del uranio, del torio, de qué se hace con los residuos, de cuáles son peligrosos y cuáles no tanto y por qué.

En fin, es un gran libro para estar más informado de por qué los movimientos antinucleares deberían cambiar sus argumentos, pues de eliminarlas, tenemos un gran problema con el cambio climático. Por lo menos, de las nucleares tenemos los residuos muy controlados, mientras que las térmicas los envían directamente a la atmósfera. Y la demanda energética no para de subir.

Hay dos peros que he de poner en este libro. El primero es que comenta que la fisión nuclear fue descubierta por Otto Hahn pero, aunque si bien es cierto, quien supo ver que en los resultados había habido una fisión no fue él, sino Lise Meitner, aunque esta última no se llevó el Nobel pues tuvo que huir de la Alemania nazi y Hahn recibió el Nobel, pero ni la nombró (de hecho, en la tabla periódica se propuso el nombre hahnio a un elemento (el 105) y no se aceptó, sin embargo sí existe el meitnerio (el 109). Ello no quita, por supuesto, ni un ápice de valor al libro.

El segundo va en función de qué conocimientos tiene el lector. Un ingeniero nuclear lo encontrará básico, pero una persona sin formación lo encontrará difícil. Para leerlo debes saber cómo funciona, a grandes rasgos, una central térmica, una idea de lo que es una fisión nuclar y una idea de la complejidad del consumo eléctrico, así como un conocimiento básico de radiactividad. Si no sabes nada de estas cosas te costará seguirlo. Si eres ingeniero o físico (o estudiante de una carrera técnica) lo podrás disfrutar. A mí me ha enganchado desde el principio. 320 Esta obra de divulgación representa una visión tremendamente interesante sobre el futuro de la energía nuclear, a la vez que rebate muchos mitos sobre dicha fuente de energía. De manera muy amena y asequible contribuye a que se le vaya perdiendo el miedo a las centrales nucleares y sus residuos. He aprendido mucho sobre las diferentes opciones que ofrecen los reactores de fusión de cuarta generación y otras tecnologías: un mejor aprovechamiento de la energía del uranio, nuevas fuentes naturales de dicho elemento, el enorme potencial del torio como nuevo combustible... E incluso reactores que ya existen y que son capaces de reutilizar los residuos de las centrales nucleares convencionales. Altamente recomendable. Lo único que le puedo criticar al autor es ser demasiado tibio con los grupos antinucleares y su propaganda falaz. 320 Aunque no me gusta para nada el título (eso de salvar al mundo ya me parece bastante vulgar), hay que reconocer el esfuerzo en la claridad y calidad de la divulgación sobre la energía nuclear que nos ofrece @operadornuclear. Viniendo yo de la época de la guerra fría, la escalada de armamento nuclear y el miedo de El día después, además de la pertenencia a Greenpeace desde los 90 y el mantra del Nuclear, no gracias, hemos pasado ahora a otra en la que el calentamiento global supera el miedo nuclear. Y el autor del libro nos lo pone fácil. Repasando toda la problemática de accidentes y residuos y subrayando la poquísima probabilidad y alta seguridad de las centrales actuales, nos recalca que la energía nuclear, junto a las renovables, nos pueden ayudar a frenar las emisiones de carbono a la atmósfera. Muy convincente y clarificador. 320 Mis libros favoritos son los que me hacen ver el mundo al detalle, los que me enseñan como funcionan las cosas y los que me consiguen abrir la mente a temas que nunca antes hubiera imaginado que pudieran estar al alcance de personas corrientes.

Este es uno de ellos, además made in Spain. 320 Llevaba tiempo esperando a la salida de este libro y ha valido la pena cada minuto de retraso.

Se trata de una lectura amena, ordenada y con mucha información de primera mano como ya nos tiene acostumbrados en Twitter Alfredo García (@OperadorNuclear).
El libro (aunque por el título y sin conocer al autor pueda parecerlo) está muy lejos de ofrecer una apología sesgada o interesada a la utilización de energía nuclear.

El autor analiza con datos y referencias (el libro contiene bibliografía) el estado actual la energía nuclear y sus aplicaciones (no únicamente para la generación de energía).

Comienza con la ciencia básica necesaria para asimilar y comprender los conceptos físicos de funcionamiento de una central nuclear, continúa con los accidentes más relevantes y los mitos generados (incluido un análisis de la serie Chernobyl de HBO) y finaliza con el transporte y gestión de residuos, la controversia y el futuro y aplicaciones a corto y medio plazo.

Se agraceden también los esquemas que ayudan a tener una imagen precisa de los conceptos, instrumentos e instalaciones.

El recorrido lo hace con la habilidad suficiente para generar preguntas (al menos así ha sido en mi caso) que se responden de forma natural en capítulos posteriores, dando lugar a un libro prácticamente autocontenido, que aborda el tema desde muchos puntos de vista complementarios.

En definitiva, un libro imprescindible por la imposibilidad de encontrar información (en formato divulgativo) tan de primera mano sobre este tema.
320

La

Download La energía nuclear salvará el mundo: Derribando mitos sobre la energía nuclear

Ni los operadores nucleares son como Homer Simpson, ni en España se puede producir una catástrofe como la de Chernóbil, ni hoy en día podemos prescindir de la energía nuclear sin aumentar las emisiones de dióxido de carbono y la contaminación atmosférica. Así que si queremos seguir conectando los patinetes, los smartphones y los coches a la red eléctrica es importante que empecemos a ver esas denostadas centrales nucleares con otros ojos.

Alfredo García, alias Operador Nuclear, nos sumerge en el fascinante mundo de la energía nuclear tratando de resolver las grandes cuestiones que la rodean y respondiendo a todos los mantras que siempre se repiten (las centrales caducan a los cuarenta años; el uranio se está agotando; una reactor puede explotar; o la industria nuclear es opaca). El resultado es un libro entretenido, didáctico, esclarecedor y sorprendente con una conclusión clara: todavía no se ha descubierto una manera más limpia y eficiente de producir energía eléctrica de forma independiente de los fenómenos meteorológicos. La energía nuclear salvará el mundo: Derribando mitos sobre la energía nuclear

El miedo se basa en el desconocimiento y se combate con el conocimiento.

Es un libro que llegó a mis manos de casualidad (gracias Ioritz:) ) y sobre todo tras darme cuenta de que es un tema en el que hay mucha tendencia a posicionarse sin tener ni idea (como muchos otros, vaya).
Hay muchos mitos acerca de la energía nuclear, fomentados con mucho rechazo desde ambientes políticos muy concretos (de los cuales soy afín), y el autor las refuta enteramente a lo largo del libro.
Diré que mis conocimientos de física y química son bastante simples y sin embargo, no he tenido problemas en seguir el hilo. El autor hace un magnífico trabajo de divulgación, muchas veces mediante el uso de metáforas muy sencillas. He disfrutado mucho de la lectura y la verdad es que me ha hecho echar un poco de menos la química (hace años que no la estudio).
Los puntos más importantes que creo que hace el autor son:
1- Al contrario de lo que se piensa, la energia nuclear es una alternativa ecológica estupenda y muy segura en la sociedad actual.
2- Las herramientas/tecnologías son peligrosas en función del uso que se le dé (si bien es verdad que hay algunas que siempre van a ser malas: una pistola siempre causa daño). Y sobre todo, la idea de que porque alguna vez se haya cometido un error no significa que sea inviable. Tendemos a rechazarlo si ha tenido una duda, un error, un accidente; pero si realmente lo hiciéramos con todo, nunca cogeríamos un avión o un coche.
Aunque hay algo que no comparto: el autor siempre habla de dejar la ideología fuera. Creer que actualmente es posible una ciencia sin ideología es el mayor error que podemos cometer.
Y acabo con una frase que me ha sorprendido mucho: comer un plátano te produce mayor dosis radiactiva que vivir un año junto a una central nuclear. 320 Libro muy interesante tanto para defensores de la energía nuclear como para seguidores del movimiento antinuclear donde Alfredo García (@operadorNuclear) detalla los aspectos del funcionamiento, operación y residuos que generan las centrales nucleares promoviendo la disipación del miedo a través del conocimiento. 320 El futuro será nuclear o no será.

En esa sencilla frase se puede resumir el libro de Alfredo García, alias operador nuclear, alguien a quién sigo hace mucho en Twitter y de quién admiro profundamente su tarea divulgativa.

En un mundo en dónde cada vez más la gente da por verdad las cosas tal y como las expone Hollywood, la tarea del divulgador es cada vez más importante, y en un tema tan polémico como el nuclear @OperadorNuclear logra demostrar de manera consiza por qué debemos confíar en la energía nuclear.

El libro está escrito en un lenguaje muy sencillo, cosa que me chocó un poco al principio pues buscaba algo más técnico, pero el foco del libro está en gente con poco o nada de conocimiento sobre física. El libro lo cubre todo: Teoría, práctica, detalles técnicos, diseños, explotación minera, manejo de residuos, futuro, accidentes y un largo etc. Todo lo que se necesita saber para tener un argumento pro nuclear está aquí.

Y es que tampoco se debe esperar algo más allá de lo evidente. Este es un libro destinado a refutar la campaña antinuclear. No sé encontrará en él grandes contradicciones. Lo que si se encuentra son argumentos bien estructurados que espero sirva para acabar de una vez por todas ese temor nuclear que tiene la gente.

Encontré en especial interesante la parte del manejo de residuos nucleares, es más sorprendente de lo que se puede creer, y mucho menos contaminante, sobre todo en el futuro próximo en el que no solo se emitirán menos residuos, sino que también se reducirán los producidos en el pasado. 320 ¡Que gran libro de divulgación científica y técnica!

Cumple con todas las condiciones que creo debe tener un buen libro de divulgación: es ameno (una vez te enchufás no hay forma de desconectarte); esta muy bien escrito; tiene picante, ironía y humor; trata de un tema relativamente desconocido y muy a menudo lo hace con un enfoque novedoso; esta lleno de datos curiosos; y lo mejor, te deja esa sensación deliciosa de ¡uy! ¿yo por qué no sabía esto?.

El inicio de mi apasionada relación con la energía nuclear (es decir, el momento cuando me convencí de sus poco divulgadas bondades, al punto de convertirme en un activista íntimo con amigos, familiares, estudiantes y más recientemente en redes) ocurrió hace unos 6-7 años cuando descubrí el largometraje documental, Pandora's Promise (¡tienen que verlo https://www.youtube.com/watch?v=ObcgG...).

Los creadores de ese documenta logran también lo que Alfredo García (@operadornuclear como lo conocemos todos en redes) hace en este libro: desmitificar la energía nuclear y exponer claramente sus ventajas OBVIAS y la injusta satanización de la que ha sido objeto por décadas debido, principalmente, a la irracional radiofobia humana.

Mi entusiasmo por el documental Pandora's Promise, sin embargo, estuvo matizado y moderado siempre por un cierto escepticismo, producto del hecho de haber visto un documental con una calidad similar en la primera década de los 2000, que también causo un gran impacto en mí, pero que defendía la hipótesis (incorrecta) de que el Sol podría jugar un papel fundamental en el calentamiento global (y de paso negaba el papel preponderante de nuestra especie).

Naturalmente las conclusiones de ese documental terminaron a la larga siendo incorrectas y me avergüenzo de lo mucho que cacarie en ese entonces con aquel tema. Después de eso no quería equivocarme otra vez defendiendo con pasión algo que no conocía tan bien.

Después de leer este libro me doy cuenta de que Pandora's Promise (¿ya les dije que tienen que verlo?) no ha perdido ni una pizca de certeza, interés y actualidad.

El tema de la energía nuclear y la apasionante ciencia que tiene de fondo (¡¿a quién podría no apasionarle que algo tan mundano como la producción energía eléctrica tuviera que ver con protones, neutrones, fuerza débil, procesos nucleares, etc.?!) debería ocupar más titulares de los medios tanto técnico como tradicionales.

¿Cómo es posible que los avances, qué digo los avances, la ciencia y técnica básica asociada a la más estable, eficiente y limpia (¡sí! ¡limpia!) fuente de energía, sea tan solo una curiosidad que apenas si conocen las personas que trabajan en el sector y uno que otro aficionado pasional?. De cara a un futuro climático y energético muy incierto ¡esto lo tendría que saber todo el mundo!

Por eso me encanta cuando Alfredo responde a sus críticos en Twitter que le dicen que él hace parte del lobby nuclear, a lo que responde con toda certeza (y con la ironía típica de esta red): yo no hago parte del lobby nuclear, yo soy el lobby nuclear.

Y es que eso es lo que necesitamos: mas lobby nuclear.

Conocí a Alfredo en Twitter por los días del estreno de la espectacular serie Chernobyl de HBO en junio de 2019. Una serie que, como él, vi con un poco de recelo pensando que solo conseguiría acrecentar los miedos irracionales hacia la energía nuclear (afortunadamente no lo hizo realmente y al contrario la puso otra vez en la boca de todos para bien).

Empecé a seguir con algo de sorpresa sus publicaciones (en verdad nunca creí que alguien pudiera trinar sobre algo tan impopular como la energía nuclear y aún así tener una buena aceptación en las redes; aunque como él dice, no faltan una buena cantidad los haters).

Después de casi un año de seguir sus publicaciones he aprendido mucho de él y de tecnología nuclear, de la que creía saber un poco. Pero poder leer en un libro con una versión organizada y ampliada de muchas de las cosas que ha compartido en Twitter ha sido verdaderamente excitante.

Les confieso que cuando salió el libro y pedí mi copia, pensé que me encontraría simplemente con un buen libro de ciencia y tecnología nuclear que repetiría algo de lo que creía saber más que el común de la gente (soy físico, vi cursos de física nuclear como parte de mi formación y he dictado bastantes lecciones del tema especialmente por su relación con la astrofísica).

Ahora reconozco que en realidad fui demasiado pretensioso al creer que sería un libro sin muchas novedades para mi.

Ha sido mucho lo que el libro me ha enseñado, cosas que, incluso como físico, no sabía sobre la tecnología nuclear. Agradezco a Alfredo que lo haya escrito y espero que sirva para alfabetizar también a, otros que, como yo, nos la damos de sabiondos. Ahora solo quiero aprender mucho más del tema porque sé que en el futuro alguien me preguntará creyendo que sé más de la cuenta.

El libro esta muy bien organizado. Los temas se suceden naturalmente uno después de otro. Cada capítulo (el libro tiene 41) se lee en un par de minutos de modo que se puede usar como libro para llevar a cualquier parte o para tenerlo en la mesa de noche (aunque yo personalmente preferí devorarlo en dos sentadas, no quería perderme de nada).

Me encanta el picante y el humor de Alfredo. Eso hace el libro doblemente atractivo porque trivializa (no en mal sentido) usando comentarios jocosos (algunos con un contenido político e irónico muy interesantes) y referencias a la cultura popular, temas que de otro modo serían muy densos.

Para mí fueron muy ilustrativos los capítulos dedicados a describir el proceso de formación y selección del personal que trabaja en el sector nuclear. Las estrictas medidas de seguridad de la industria nuclear y en general la gran cantidad de detalles técnicos sobre el mundo para la mayoría de nosotros misterioso y desconocido del interior de una centra nuclear. Por ejemplo es genial la descripción que hace del interior de las torres de intercambio de calor - esas estructuras de casi 50 pisos que todos asociamos solamente con las centrales nucleares, y que Alfredo llama de forma genial fabricas de nubes. ¡Quiero estar en una de ellas!.

Las dos últimas partes, Perspectivas y Soluciones (capítulos 32 a 41) son, para mí, las más pertinentes de todo el libro (obviamente hay que leerlas después de haber entendido el resto).

Esos 10 capítulos finales prácticamente deberían ser lectura obligada en las universidades y colegios. Allí están las ideas bien explicadas del verdadero potencial e impacto de la energía nuclear en los acuciosos problemas energéticos que enfrenta nuestra especie.

Solo una cosa no me gusto del libro.

Leyendo los agradecimientos encontré que Alfredo ha tenido relación con la crema y nata de la divulgación científica española, de la que ahora hace parte (para mí, entre las mejores del mundo, y afortunadamente en nuestra propia lengua).

Allí, descubrí el nombre de divulgadores a los que respeto y admiro mucho, Francisco Villatoro y Antonio Martínez Ron para citar dos nombres de los grandes.

Sabiendo eso, me hubiera encantado (y creo que habría sido más acertado) que cualquiera de ellos escribiera el prólogo de este buen libro.

La elección de Javier Santaolalla, un popular divulgador, físico de partículas y You Tuber (que es donde ha realizado la mayor parte de su actividad divulgativa) para esta importante labor me pareció un poco desacertada. El prólogo esta escrito en código You Tuber (con mucho énfasis en la cultura popular de los súper héroes, algo que puede ser del agrado de los jóvenes y de adultos aficionados, pero para nada apropiado para este libro) y a mí personalmente no me gusto.

No soy nadie, sin embargo, para calificar esta elección pero conjeturo que puede funcionar para atraer a las nuevas generaciones (pero también podría repeler a las viejas).

Ahí les dejo la inquietud. Lean el libro y entenderán de lo que estoy hablando (o posiblemente no lo entenderán y creerán que exagero, pero a mí me pareció).

En síntesis: la energía nuclear salvará el mundo y Alfredo García, a través de este libro, habrá contribuido con su granito de arena para que esto seguramente pase. 320 Se debería llevar una puntuación de 5?Sí, sin duda. Por la originalidad, su esfuerzo de tratar un tema tan controvertido, por poner un toque de humor, por aclarar cómo y qué hace un operador de una central nuclear y cómo funciona la misma, por escribir un libro muy necesario dada la situación actual de necesidad energética baja en emisiones y a la postre constante y sobre todo porque debe ser el primer libro de divulgación escrito por alguien que trabaja en el día a día de una central. Gracias Alfredo García.

Pero... Y por qué le he puesto un 4?
Bien, esto ya es a gusto del consumidor y según el bagaje. Me hubiera gustado encontrar más en detalle algún tema tratado, a mi parecer se queda en la superficie de muchas cosas pero lo entiendo perfectamente para ser un primer libro, de lo contrario se iría al doble de páginas y la mitad de lectores, me temo.

En definitiva, un libro muy ameno y una labor muy loable por parte del autor, y como él dice : El miedo se mitiga con conocimiento. 320