Existiríamos el mar By Belén Gopegui

No entiendo cómo se puede concluir que en este libro no pasa nada si está pasando de todo continuamente. A Belén siempre se vuelve porque se quiere pero también por necesidad, como con John Berguer. Gopegui reconcilia con todo porque también necesitamos un poquito de aliento. Y digo aliento y no fuerzas, ni energía, digo aliento y me imagino que algo sopla y te peina del revés pero te deja agustisísimo y suave, suave el cabello y suave la forma en que tenemos de estar en el mundo, porque a ver si no cómo sobrevivimos para seguir luchando con tantísima puta violencia.

Jara no huye, que es algo que también he escuchado mucho. Jara simplemente quiere estar en un mundo donde todo cristo desea ser constantemente. Me gusta que se le de al trabajo el lugar que merece, y digo merecer porque el trabajo tiene peso y hay que situarlo de forma que se visibilice cómo nos conforma y nos atraviesa y cómo te tienes que mover con él dentro del sistema capitalista que nos limita tantísimo. No huye, no quiere construir un mundo al margen de este. Cómo no va a pasar nada durante la novela si están reflexionando continuamente, si dignifican los trabajos que muchas no quieren porque no quieren estar, quieren ser aunque eso les limite el resto. Yo soy, yo hago, yo, yo, yo. Y el apunte al trabajo de cuidados, ojito.

De nuevo, Gopegui. Con ella el mar sí que existiríamos. 843973929X Se me hizo bola como al final de la primera parte y lo dejé unos días, luego me enganché y no pude dejar de leer. Es raro engancharse a un libro que no tiene el ritmo para engancharse, en el que hay muy pocas tensiones o intrigas, todas nimias. Lo cierto es que Gopegui juega muy bien con la expectativa del lector. Digamos que todos esperamos que los personajes lleven vidas extraordinarias, eso hace que al leer una vida ordinaria estemos constantemente esperando el giro de guion, lo extraordinario, el desenlace, a dónde van, qué van a hacer, van a besarse. No coincido con que sea una novela en la que no pasa nada, pasan muchas cosas, es solo que no resuelve nada porque solo viene a hacernos preguntas. Tiene ganas de que contestemos los que leemos. Está muy chula, muy bien escrita, me impresiona. También tiene un tratamiento del lenguaje muy interesante para alguien de su generación y de su posición en el mundo de la literatura. Le pongo cuatro estrellas y no cinco porque me da coraje que una de las subtramas no se haya resuelto, y porque algunos capítulos en los que la narración se detiene para dar paso a la reflexión no estoy seguro de si me convencen. 843973929X Está bien escrito, pero me ha costado un poco esta lectura. Me ha parecido demasiado conversacional y forzada. Los personajes son todos muy majos y cariñosos entre sí. Es la historia de un momento concreto de una amistad entre un grupo de amigos convivientes de unos 40 años. Hay mucha ideología (ideología con la que coincido bastante por otro lado) y mucho mensaje que se nota demasiado, y, aunque me guste lo que refleja, no puedo evitar que me eche para atrás tanto discurso. Habla de la precariedad laboral, de solidaridad, amistad y derechos, de la necesidad de ser alguien para el resto de la gente. Al leerlo siento que la autora ha querido q nos caigan muy bien los personajes, que no le interesaba que hubiera conflicto porque su apuesta era mostrar otros modelos de relación y convivencia posibles y armónicos. Eso lo consigue, pero a mí se me queda un poco plano. 843973929X “Tu hogar no es donde naciste, el hogar es donde todos tus intentos de escapar cesan.” 843973929X Le doy una puntuación de 5 para subirle la media, porque no me parece justo que cómo mínimo tenga un 4. 843973929X

Porque sería posible vivir de otra manera.
Una novela luminosa sobre la lealtad y la convivencia.


En el portal 26 de la Calle Martín Vargas de Madrid, Lena, Hugo, Ramiro, Camelia y Jara han logrado convertir el piso que comparten en un espacio de vida en común. A sus cuarenta años viven juntos por necesidad y porque forma parte de su manera de entender la convivencia y las relaciones personales. Pero la situación y el carácter de Jara son más inestables: hace tiempo que no tiene trabajo y siempre vive en vilo. ¿Por eso se ha ido sin avisar y sin dejar nota de su paradero?

Existiríamos el mar es un soplo de energía que nos lleva a los caminos donde se unen la fragilidad y la fuerza, lo difícil y lo posible, los nuevos comienzos, y formas diferentes de perseverancia y de lealtad. Belén Gopegui ha escrito una novela osada y conmovedora de historias comunes donde lo más intenso no reside ni en lo más oscuro ni en lo más turbio, sino, a veces, muchas veces, en momentos de respeto, risas, charla, felicidad, apoyo mutuo o rabia compartida. Existiríamos el mar

Existiríamos

Yo no sé cómo hace Irene para siempre regalarme los mejores libros -o los libros que más me gustan-. No hay ocasión en la que falle con sus elecciones y conmigo. Eso está muy bien. Creo que este año va a ser un año de leer a Gopegui porque si todas sus obras son así a mí me van a alegrar las dos horas de transporte público diarias para hacer esa actividad que vertebra la mía y tantas otras vidas, el trabajo asalariado.

En Existiríamos el mar se tratan muchas cuestiones (todas, quizás) de una manera extremadamente cotidiana y sutil que las percibes en mayúsculas. Se trata de unos episodios de la vida de un grupo de amigos que coincidieron por las circunstancias de la vida -las circunstancias materiales- en un piso compartido en Madrid, en Martín de Vargas (calle donde hacia abajo del todo está la sede del PCE!) (además, qué envidia, las habitaciones de esas casas son enormes). No llama la atención la obligatoriedad de compartir piso, sino lo que se construye mientras cohabitan en él. Como la familia que puedes elegir tú, Martín de Vargas cimenta y reproduce ese tejido resultante de entrelazar las rutinas domésticas de personas que han coincidido en el espacio y en el tiempo, pero que fácilmente podría no haber ocurrido jamás. El amor compañero, pero no desde una perspectiva hippie. No creo que idealice ni romantice no tener una habitación propia [o sólo tenerla], pero creo que es muy bonito poder construir ese tipo de relaciones. A mí me ha dado hasta envidia.

Me gusta mucho cómo se trata el tema de la interiorización del trabajo [o la falta de él] en la personalidad de uno. He disfrutado mucho leyendo el personaje de Jara y creo que estas cosas pasan porque simplemente es muy fácil identificarse con ella. Es muy fácil eso porque es muy difícil intentar que el trabajo no lo absorba todo cuando es una actividad a la que le dedicamos tantísimas horas en nuestras semanas y no sólo de manera directa, sino en los descansos, en las idas y venidas, en vacaciones por ese sentimiento interiorizado de que no producimos suficiente o que hay un estándar máximamente que no alcanzaremos nunca, al estar en paro porque si no no tienes permiso para vivir. Me ha gustado también mucho los guiños al potencial transformador de la investigación y no tanto ver lo inmóvil que permanece aunque queramos cambiarlo todo. He disfrutado mucho con los sindicalistas y esa frustración del no poder ir más allá porque creo que son sentimientos de los más complicados que lidiar en la participación política. También he disfrutado mucho con el enamoramiento de Hugo y creo que aunque es un poco adolescente nunca se debería dejar de serlo en su justa -si es que hay algo como eso- medida. De la misma manera me ha gustado mucho la relación con Renata madre (era un poco Vivian Gornick, pero todo lo contrario). Se me han hecho un poco pesadas las continuas menciones al COVID.

También es un libro sobre las pérdidas y su afrontamiento porque las amistades también duelen. Ocurren y la vida continúa y algunas cosas se hacen un poquito más difíciles y a veces no tenemos el espacio para reconocerlo. Eso me ha gustado especialmente porque eso cuatro se tenían entre ellos no sólo para lamerse las heridas, sino por también quedarse con lo bueno. Ese espacio tan poco enjuiciativo, tan de dejar la puerta abierta, tan de saber decir puedes volver cuando quieras. Me parece muy tierno y muy difícil de conseguir. Las pérdidas pasan pero la vida continúa y tienes que hacer cosas; acompañado eso va mejor.

Ayer acabé este libro y esta mañana cogí otro para que me acompañase en el transporte público. He echado de menos leer cómo siguen las aventuras de Lena, de Hugo, de Camelia -o Camila-, de Ramiro. De Jara en la distancia. Quería saber cómo estaban, cómo continuaban. 843973929X Me ha costado muchísimo acabarlo. La premisa y los ideales que vertebran el libro me interesan pero me falla la forma. Los poemas de Hugo, las reflexiones sobre la voz y la intensidad, me sacaban de la historia y me hacían parar la lectura. A parte, me da la sensación de saber bastante poco de los personajes. Creo que igual me enfrente al libro con demasiadas expectativas. 843973929X Decía Kafka que un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado que hay dentro de nosotros. En esta novela que también lleva al mar en su título, Belén Gopegui reparte hachazos en cada página, y lo hace además de una forma enteramente personal que aúna riesgo y coherencia.

La voz narrativa que no solo no se oculta, sino que declara su presencia y trenza con sus meditaciones entre lo político, lo ético y lo ferozmente humano las vidas de cinco amigos que comparten piso; el retrato tan crudo como profundo de la precariedad laboral y la angustia cotidiana; la densidad estilística e intelectual; la combinación única de coloquialismo y estilización en los diálogos; la galería de personajes más bondadosos y fraternales que recuerdo en una novela reciente…

Qué singladura tan estimulante nos ofrece, si estamos dispuestos a embarcarnos sin miedos ni prejuicios, EXISTIRÍAMOS EL MAR (primera edición: septiembre de 2021). 843973929X Lo siento porque como progre de izquierdas no soy nadie si no me gusta Gopegui pero ufff se me ha hecho mucha bola 843973929X Primera novela que leo de esta autora , es poética y al mismo tiempo realista, reflejando la vida actual en las grandes ciudades para gente en la cuarentena.
Se extraen reflexiones interesantes sobre las condiciones laborales, sobre nuestra vida actual y lo que el paro puede ocasionar.
Interesante. 843973929X

Read & Download ☆ eBook, ePUB or Kindle PDF Þ Belén Gopegui